No hay que esperar hasta 2025 para que China sea potencia mundial: Expertos

*“China es un jugador global y al ser incorporada su moneda renminbi (RMB) en la canasta de monedas del FMI, adquirió presencia en países que decidan utilizarla”: Juan González García.

Manzanillo, Col.- Para conocer el papel de las finanzas en China y su relación con el resto del mundo, se reunieron expertos en el tema, como parte de las actividades académicas que la Facultad de Economía de la Universidad de Colima realiza cada mes.

La directora de dicha facultad, Zaret Gaytán Gómez agradeció la presencia de Juan González García, profesor investigador del plantel y miembro del SNI-Nivel III, del doctor Mauricio Cervantes Zepeda, del economista Ariel Loyola Rodríguez y del investigador y director del Centro APEC, Ernesto Rangel Delgado, por su participación.

El coordinador del evento, Rangel Delgado, manifestó su interés por compartir la sensación sobre China tras participar en uno de los centros de investigación “Think tank” (laboratorio de ideas), “donde se reúnen los especialistas en relaciones internacionales y dicen al presidente de China lo que viene y lo hay que hacer”, compartió.

Por ello, el especialista aseguró que los chinos están interesados en tener una presencia mayor en el mundo desde la perspectiva de su influencia y de las finanzas: “Tenemos una China de manufacturas baratas y ahora nos enfrentamos a la China de la mente-factura, de la propiedad intelectual y la China de las finanzas globales”.

Dentro del Panel “China en las finanzas globales”, Juan González García dijo que “China es un jugador global, y al ser incorporada su moneda renminbi (RMB) en la canasta de monedas del FMI, adquirió presencia en países que decidan utilizarla”. Explicó que un tema debate en los últimos 15 años se relaciona con el sistema financiero y el tipo de cambio con el RMB.

Expuso que gobierno y académicos han planteado que China destaca en el mundo en comercio internacional por presentar un tipo de cambio subvaluado o sobrevaluado, pues este país de oriente maneja su política monetaria según le convenga.

Dio a conocer que “algunos estudiosos apresurados dicen que no hay que esperar hasta 2025 para que China se convierta en la principal potencia económica, sino que en 2020 lo será, no sólo en comercio de producto sino de inversión y de presencia de su moneda en el mundo”.

Dijo que después de la crisis asiática a nivel mundial, se sabe que China puede tener relevancia para contribuir a la estabilidad de la economía, pues en su momento ayudó a la estabilidad de la economía internacional.

Para el economista de la UNAM e integrante del Centro de Investigación sobre la Globalización (Global Research-Canadá), Ariel Loyola Rodríguez, “es importante ver los detalles sobre la economía de China en el discurso de competencia que leemos en los medios de comunicación, pues podemos caer en la desinformación y tildarla de una competencia contrahegemónica y que en estos momentos está en colisión directa con Estados Unidos”, dijo.

Es claro, añadió, “que sí hay áreas de rivalidad y competencia en muchos sectores, y más ahora en la era de Donald Trump. Además, es patente el intento de Estados Unidos de reducir su déficit comercial con China, que es de 300 mil millones de dólares, aunado a que las empresas invertirán en China porque tienen una mano de obra barata, disciplinada y no sindicalizada”.

En su turno, Mauricio Cervantes Zepeda dijo que China planea un desarrollo hacia Asia Central rumbo a Europa, y que el proyecto del presidente Xijin Pin es revivir la “Ruta de la seda”, conectarse hasta Europa por toda Asia Central, y darle un gran empuje a la nación con aeropuertos, vías de tren, centros comerciales, etc.

Lo que le implica retos a China porque, dijo Cervantes Zepeda, “para ser líder es importante su sistema financiero”. Y aquí explicó que el problema de China es que quiere tener el control. Como ejemplo de este control, dijo, “es que si viajamos a China sólo se puede cambiar cierta cantidad de dólares a RMB y lo mismo pasa con un ciudadano chino que quiere salir”.

La sesión continuó con preguntas y respuestas y una rápida reflexión en torno a la competencia de China con los Brix, con la economía mexicana y la nueva relación México-Estados Unidos ante la influencia de ese país de oriente.