Arranca construcción de experimento internacional de mega-ciencia para entender los neutrinos

 

 

 

 

 

 

*La UdeC se suma con investigadores y alumnos a este gran proyecto mundial.

A través de su departamento de prensa, el Labratorio Fermilab/Stanford de Estados Unidos, con el que la Universidad de Colima tiene firmado un convenio de colaboración científica, informó que con la ceremonia realizada de hace unas horas, en la que extrajeron una palada de tierra a una milla de profundidad, inició de manera oficial, la nueva era en investigación internacional de física de partículas.

Con la ceremonia inaugural, realizada este viernes en el Sanford Underground Research Facility (Centro de Investigación Subterráneo de Sanford), ubicado en Dakota del Sur, un grupo de funcionarios, científicos e ingenieros de todo el mundo marcaron el inicio de la construcción de un experimento internacional masivo que podría cambiar nuestra comprensión del universo.

La Instalación del Laboratorio de Neutrinos de Base Larga (LBNF, por sus siglas en inglés) alojará el Deep Underground Neutrino Experiment (Experimento de Neutrinos a Gran Profundidad, DUNE), que será construido y operado por un grupo de alrededor de mil científicos de 30 países

Rick Perry, secretario de Energía de EEUU, dijo que “el inicio de la construcción de este experimento científico mundial es motivo de celebración, no sólo por sus impactos positivos en la economía y las sólidas relaciones de Estados Unidos con nuestros socios internacionales, sino también por los fantásticos descubrimientos que nos esperan más allá del próximo horizonte. Estoy orgulloso de apoyar los esfuerzos del Fermilab, Sanford Underground Research Facility y del CERN, y estamos contentos de verlo avanzar”.

Cuando se complete, el LBNF / DUNE será el mayor experimento jamás construido en los Estados Unidos para estudiar las propiedades de las misteriosas partículas llamadas neutrinos. Entender los misterios de estas partículas podría ayudar a explicar más sobre cómo funciona el universo y por qué existe la materia.

En su apogeo, se espera que la construcción de LBNF genere casi 2 mil trabajos en Dakota del Sur y un número similar en Illinois. Varias instituciones en docenas de países contribuirán a la construcción de componentes del DUNE. El experimento DUNE, además, atraerá a estudiantes y jóvenes científicos de todo el mundo, ayudando a formar la próxima generación de líderes en el campo y a mantener la mano de obra científica altamente calificada en Estados Unidos y en todo el mundo.

El Laboratorio Nacional de Aceleración de Partículas Fermi, del Departamento de Energía de EEUU, ubicado fuera de Chicago, generará un haz de neutrinos y los enviará mil 300 kilómetros a través de la tierra hasta el Laboratorio Sanford, donde se instalará un detector de 70 mil toneladas, construido bajo de la superficie para atrapar a esos neutrinos.

Los científicos de todo el mundo estudiarán las interacciones de los neutrinos en el detector, buscando entender mejor los cambios que sufren estas partículas a medida que viajan por el país en menos de un parpadeo.

Desde su descubrimiento hace 61 años, los neutrinos han mostrado ser una de las partículas subatómicas más sorprendentes, y el hecho de que oscilen entre tres estados diferentes es una de sus mayores sorpresas. Este descubrimiento comenzó con un experimento de neutrinos solares conducido por el físico Ray Davis en los años 60, realizado en la misma mina subterránea que ahora alojará el LBNF / DUNE. Davis logró el Premio Nobel de Física en 2002 por su experimento.

Los científicos del DUNE también buscarán las diferencias en el comportamiento entre los neutrinos y sus contrapartes de la antimateria, antineutrinos, que podrían ofrecer pistas acerca de por qué el universo visible está dominado por la materia.

DUNE también observará los neutrinos producidos cuando explote una estrella, lo que podría revelar la formación de estrellas de neutrones y agujeros negros e investigará si los protones viven para siempre o eventualmente se deterioran, acercándose así al sueño de Einstein de una gran teoría unificada.

Pero primero, la instalación debe ser construida. Eso sucederá durante los próximos 10 años. Ahora que la primera pala de tierra se ha movido, los trabajadores comenzarán a excavar más de 870 mil toneladas de roca para crear las enormes cavernas subterráneas donde se colocará el detector DUNE.

Los grandes detectores de prototipo DUNE se encuentran en construcción en el centro europeo de investigación CERN, un socio importante en el proyecto, y la tecnología especial requerida para esas versiones más pequeñas será probada y ampliada cuando se construyan los enormes detectores DUNE.

Esta investigación es financiada por la Oficina de ciencia del Departamento de Energía de los EEUU en colaboración con el CERN y socios internacionales de 30 países. Los colaboradores de DUNE provienen de instituciones educativas y científicas de Armenia, Brasil, Bulgaria, Canadá, Chile, China, Colombia, Eslovenia, España, Finlandia, Francia, Grecia, India, Irán, Italia, Japón, Madagascar, México, Rusia, Corea del Sur, España, Suecia, Suiza, Turquía, Ucrania, Reino Unido y Estados Unidos.

Por México participan las Universidades de Colima y Guanajuato, así como el Centro de Investigaciones y de Estudios Avanzados (CINVESTAV) del Politécnico (por la traducción, DGI).

Con información de:

http://news.fnal.gov/2017/07/construction-begins-international-mega-science-experiment-understand-neutrinos/