Propone Gaby Benavides sancionar a quien  obligue a la renuncia de una candidatura

Manzanillo, Col.- La senadora de la república, por el partido verde, Gabriela Benavides Cobos, propuso en el senado tipificar como delito el ejercicio de violencia, amenazas, intimidación, presión o engaño, con el propósito de que una persona renuncie a una candidatura o a un cargo de elección popular.
Benavides Cobos consideró necesario fortalecer la ley político electoral en el criterio de paridad de género, toda vez que siguen registrándose casos de discriminación hacia las mujeres en el legítimo ejercicio de sus derechos políticos electorales.
La senadora  aseguró que la propuesta de reformas que presentan busca combatir una de las conductas que vulneran la libertad de las personas: la violencia política, entendida como cualquier conducta encaminada a anular los derechos políticos electorales de una persona.
Por ello, explicó que proponen adicionar la Ley General en Materia de Delitos Electorales, a efecto de tipificar como delito el ejercicio de violencia, amenazas, intimidación, presión o engaño, con el propósito de que una persona renuncie a una candidatura o a un cargo de elección popular.
Especificó que la tipificación de esta conducta está encaminada a proteger a mujeres y hombres por igual, ya que reconoce la posibilidad de que ambos géneros sean víctimas de este delito; sin embargo se puede establecer una causa agravante del delito en caso de que las víctimas sean mujeres, con la finalidad de proteger con mayor fuerza a este sector de la población.
Asimismo, se propone reformar la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, para fortalecer el principio de paridad de género mediante dos reformas fundamentales: establecer la obligación de que los procedimientos contenidos en las leyes electorales locales.
Consideren criterios para salvaguardar la paridad entre géneros en el registro de candidaturas y, en su caso, la asignación y sustitución de integrantes de órganos legislativos y ayuntamientos; además de establecer como infracción de los partidos políticos el incumplimiento de las reglas de paridad entre géneros, en la postulación y sustitución de candidatos a cargos de elección popular.
Finalmente dijo que en el Partido Verde no existen distinciones para aspirar o desempeñar un cargo público, sino únicamente el talento de los seres humanos.