Amalia Hernández, ícono de la Danza en México

Presentaron el libro “Amalia Hernández. Artista universal y profeta en su tierra”, como parte de las actividades del Festival Colima de Danza 2018.

Colima, Col.- “La ruptura con la danza nacionalista, su técnica de baile y genialidad en cada una de sus obras, llevó a Amalia Hernández a convertirse en un símbolo de la Danza en todo el mundo y, en consecuencia, consolidó al Ballet Folclórico de México como un referente de la Danza”, según lo dijo Margarita Tortajada, autora del libro “Amalia Hernández. Artista universal y profeta en su tierra”, que se presentó en días pasados en la Universidad de Colima.

 

El libro aborda la biografía y logros de uno de los íconos de la danza en México, y se presentó en el Foro “Pablo Silva” como parte de las actividades del Festival Colima de Danza 2018.

 

Esta publicación, que conmemora el centenario del natalicio de Amalia Hernández, fue presentada al público colimense por su autora y el director del Ballet Folklórico de la UdeC, Rafael Zamarripa, quien compartió su experiencia “al lado de una mujer que me enseñó que, para hacer cosas maravillosas, es necesario trabajar y que, quien ama la danza, desea bailar toda la vida”.

 

Rafael Zamarripa contó que la bailarina tenía una dualidad en su carácter: “Podría ser muy agresiva en su trabajo, le gustaba que salieran las cosas a su estilo, pero también era una mujer muy dulce. Le gustaba tomar tequila y cantar corridos, como el que dice: ‘Fui soldado de Francisco Villa’, lo que nos habla de la maravillosa mujer que era, muy profesional, pero también sabía divertirse y si prometía algo, lo cumplía”.

 

Por su parte, Margarita Tortajada refirió que, aunque los bailarines Waldeen, Sokolow y Limón fueron sus influencias, “el contexto en el que vivía y su genialidad” la consolidaron como uno de los símbolos más importantes de la Danza, no sólo en México sino en el resto del mundo.

 

Comentó que la coreógrafa mexicana se involucró, sin saber el nombre que después se les daría, en los estilos de danzas premoderna, moderna, contemporánea y posmoderna, hasta diseñar la danza folclórica moderna y crear su obra magna: el Ballet Folclórico de México.

 

“Amalia Hernández, como todo artista, es producto de su contexto y su genialidad, de su entorno y creatividad. Forma parte de una generación de brillantes mujeres que hicieron de la Danza su vida, rompieron con obstáculos personales y sociales, y fundaron instituciones hasta consolidar el campo dancístico mexicano”, compartió la autora del libro.

 

“Esto lo logró al estar en contacto con diversas propuestas escénicas y participar de manera protagónica con la danza moderna mexicana de tendencia nacionalista. Más tarde, creó un género nuevo: la danza folclórica escénica”, finalizó.