El Cambio Climático un desafío para la producción de alimentos

La meta es restaurar 100 mil has de tierra agrícola al año 2021 y un millón para el 2030.

Manzanillo, Col.- El cambio climático es inequívoco y las consecuencias serán devastadoras si no se actúa hoy. La temperatura media global es un grado centígrado superior al que teníamos en la época preindustrial; los océanos continúan calentándose; el nivel medio del mar global se acelera, el hielo marino del ártico se reduce y el volumen de los glaciares disminuye cada vez más.

Así lo manifestó Leticia Deschamps Solórzano, al participar en la presentación del Proyecto Nacional de Restauración de Suelos Agrícolas y Ganaderos 2018 – 2030, de la Coordinadora Nacional de las Fundaciones Produce (COFUPRO).

Mantener los aumentos de temperatura por debajo de 2º C reduciría los riesgos para el bienestar, los ecosistemas y el desarrollo sostenible y con ello aminorar los impactos negativos para el planeta, afirmó la experta en Cambio Climático de la representación en México del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA)

“La prioridad fundamental es salvaguardar la seguridad alimentaria, acabar con el hambre, y la particular vulnerabilidad de los sistemas de producción de alimentos a los efectos adversos del cambio climático”.

COFUPRO atiende tres de los principales desafíos que atraviesa la agricultura en México: El deterioro de los recursos naturales, la seguridad alimentaria y el cambio climático.

El Acuerdo de París sobre Cambio Climático, firmado por México, propone mantener la temperatura media global por debajo de los dos grados centígrados, y lo más cerca posible de los 1.5 grados centígrados, así como reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

México emite 1.33% de emisiones de GEI y ocupa el lugar 13 a nivel mundial en GEI, además en América Latina, nuestro país es el más expuesto a fenómenos meteorológicos extremos, como la situación recientemente suscitada en Nayarit por el paso del Huracán Willa.

De no tomar las medidas correctivas, entre el 50 y 57 por ciento del territorio de México cambiará sus condiciones de temperatura y precipitación, la calidad del suelo se erosionará aún más, se tendrán sequías en el noroeste del país e inundaciones en el sureste y se incrementarán los climas secos en mayores superficies.

En este sentido, las iniciativas que integran el Proyecto Nacional de Restauración de Suelos Agrícolas y Ganaderos, presentado por COFUPRO y las Fundaciones Produce, expresan una vinculación muy estrecha con los ejes temáticos de la Agenda de Cambio Climático. Se plantean 27 iniciativas agrícolas y 8 de proyectos ganaderos, todos con un enfoque sustentable.

Contemplan los sistemas de producción de maíz, nopal, agaves, frijol, café, caña, plátano, cacao, sorgo, forrajes, ganadería diversificada, ganadería silvopastoril y ganadería sustentable, serán desarrollados bajo este enfoque sustentable y de productividad rentable, para la seguridad alimentaria, la conservación del recurso suelo-agua y el fomento de negocios verdes.

La meta es restaurar 100 mil has de tierra agrícola al año 2021 y un millón para el año 2030. El indicador más importante que será evaluado es el aumento de la materia orgánica a valores mayores al 2% en suelos agrícolas y ganaderos. Un incremento en la materia orgánica de los suelos del 1% almacena 180,000 litros/ha de agua de lluvia, la provisión de más de 30 kg de N/ha, una mejor absorción de nutrientes para las plantas, mayor energía para la vida microbiana benéfica y un mayor secuestro de carbono. Una producción de cientos de miles de toneladas de fertilizantes orgánicos, abonos verdes, compostas, vermicompostas y biofertilizantes.

Para la restauración de suelos agrícolas se propone trabajar en los ejes de gobernanza, mitigación de gases y compuestos de efecto invernadero; adaptación al cambio climático y gestión integral del riesgo de desastres.

En las iniciativas ganaderas de proyectos sustentables, los ejes transversales abarcan investigación, desarrollo e innovación; desarrollo de capacidades y comunicación y, finalmente, instrumentos económicos y financiamiento.

Con estas acciones se tendrá la oportunidad de conservar y usar sustentablemente el capital natural, promover el desarrollo territorial sustentable, aprovechar el potencial para generar energías limpias, impulsar una agricultura verde baja emisión de carbono, generar empleos, incrementar la competitividad y mejorar la salud pública.

El proyecto desarrollado por COFUPRO y las Fundaciones Produce refrenda su compromiso social de contribuir al fomento de la agricultura verde, la seguridad alimentaria, el cuidado de los recursos naturales y la transferencia de tecnología de adaptación y reducción de emisiones ante el Cambio Climático.