Nuestro país necesita diversificar su comercio: Embajador de México en Corea

Bruno Figueroa Fischer, embajador de México en Corea, impartió la videoconferencia “Relaciones económicas México-Corea: ¿cambio cualitativo a la vista?, como parte de la VI Jornada Académica Internacional sobre Corea que llevó a cabo la UdeC.

Colima, Col.- El sexenio que está por concluir inició con una dependencia comercial con Estados Unidos del 71 por ciento y concluye con una dependencia del 80 por ciento; “es decir, no ha cambiado la relación comercial y ahora que nos están pegando es cuando debemos seriamente buscar otros mercados para nuestros productos, y Corea del Sur es un mercado brutal”.

Esto los aseguró Bruno Figueroa Fischer, embajador de México en Corea, dura su videoconferencia “Relaciones económicas México-Corea: ¿cambio cualitativo a la vista?, como parte de la VI Jornada Académica Internacional sobre Corea que organizó este fin de semana la Universidad de Colima a través de su Centro de Estudios APEC y del Centro Universitario de Estudios e Investigaciones sobre la Cuenca del Pacífico.

De acuerdo con los datos presentados por el cónsul durante su charla, a partir de que se puso en marcha la Aliaza Estratégica para la Prosperidad Mutua con Corea del Sur en 2006, el cambio comercial ha crecido en un 72 por ciento, lo que convierte a ese país en el sexto socio comercial de México, incluso por encima de sus socios tradicionales, como España o Brasil.

“México le vende a Corea del Sur más que a cualquier país latinoamericano, fuera de Brasil; exporta más a que a Francia, Reino Unido e Italia. En cambio, para Corea somos su catorceavo socio comercial”.

Respecto a las exportaciones, Figueroa Fischer dijo que México envía a Corea del Sur el petróleo y sus derivados; plata, artículos agropecuarios, carne, vegetales, alimentos procesados, carne y mariscos, mientras que México importa productos como dispositivos LCD (pantallas planas que se ensamblan en Tijuana), láseres, instrumentos de óptica, automóviles ligeros, circuitos integrados para máquinas, aparatos y unidades de Memoria. En cuanto al turismo, tan sólo el año pasado 35 mil coreanos visitaron el país y sólo 15 mil mexicanos visitaron Corea.

“Hay enorme interés por productos del mar y carne de México; nuestro país exporta 52 millones de dólares de carne de cerdo, a pesar de que se paga un arancel del 24 por ciento, de 40 en carne de res y del 15 por ciento en productos del mar; esto es, de forma automática, por no existir un acuerdo comercial, nuestros productos agropecuarios tienen un sobreprecio, que es este arancel, y aun así estamos exportando estos productos, como el café; también se ha integrado la salsa mexicana, que pagan un 28 por ciento de arancel. Crecemos en insumos de frutas y verduras y el arancel es del 60 por ciento”.

Estos indicadores, dijo el embajador, permiten visualizar a ese país como un socio estratégico comercial, ya que, a pesar de no existir un acuerdo comercial, ambos países sostienen un intercambio importante. Por ello, subrayó la importancia de los diálogos que los dos países han sostenido “para encontrar la manera de incrementar la vinculación y así concluir una tarea iniciada a principios de siglos, que es la negociación de un acuerdo comercial”.

Para el embajador, es importante no perder de vista las negociaciones que se hicieron entre los países miembros del Tratado de Asociación Transpacífico (CPTPP), pues de ser exitosas, los países de la Alianza del Pacifico iniciarían negociaciones con Corea.

Por ello, resaltó que en el próximo gobierno se encuentren figuras experimentadas en el ámbito comercial internacional como Jesús Seade, Graciela Márquez (próxima secretaria de Economía) y Luz María de la Mora, subsecretaria de la Subsecretaría de Comercio Exterior; “confío en que pueda darse este inicio de negociación con Corea, con conocimiento de los beneficios que esto pueda traer para nuestro país, sobre todo cuando tenemos una conciencia más aguada de que le diversificación es un imperativo para nuestra nación”.

Priscila Álvarez, delgada del campus Colima, en representación de José Eduardo Hernández Nava, rector de la UdeC, agradeció al embajador Bruno Figueroa Fischer por compartir su experiencia y conocimiento con los estudiantes.

“Estas jornadas, durante seis, años han sido muy productivas para la Universidad y por supuesto para los estudiantes, que tienen la oportunidad de compartir la experiencia, que les será de gran ayuda en su futuro. Felicito, en este sentido, lo que ha hecho la Cuenca del Pacífico y la Facultad de Economía”, finalizó.