Colillas de cigarro, alto contaminante en playas y océanos

La académica Lidia Silva participó en el ciclo de conferencias “Nuestro vecino el mar”, que realiza la UdeC en Manzanillo.

Manzanillo, Col.- En días pasados, la profesora-investigadora de la Universidad de Colima en el campus Manzanillo, Lidia Silva Íñiguez impartió la charla “Colillas de cigarro y principales contaminantes en las playas”, como parte del ciclo de conferencias “Nuestro vecino el mar” que se realizan en Manzanillo.

En su disertación, Lidia Silva, quien trabaja en la Facultad de Ciencias Marinas, habló sobre los daños que ocasionan al ambiente algunos residuos, como la presencia desmedida de colillas de cigarro, y también expuso las acciones de voluntarios para contrarrestar esta situación.

Comentó que, de acuerdo con el desarrollo y uso de las costas, se genera una gran cantidad de residuos que impactan directamente al ambiente y la supervivencia de los organismos.

Asimismo, de acuerdo con estadísticas internacionales, en 2014 se registró un consumo de ocho billones de cajetillas de cigarros, y México se encuentra entre los diez países que más consumen. Sobre la presencia de colillas en las playas, en el 2016 Ocean Conservancy reportó más de dos millones de estos residuos.

Explicó que dichos resultados son alarmantes debido al daño ambiental que se ocasiona, pues cada colilla contiene metales pesados y sustancias tóxicas como amoniaco, alquitrán, nicotina, cadmio, arsénico, metano, ácido acético, entre otros, que al ser arrojados al ambiente contaminan el mar y la arena, afectando a los organismos pequeños y matándolos, lo que perturba la cadena trófica esencial.

Afirmó que, entre los contaminantes que son tragados por los organismos, destacan múltiples compuestos de plástico, como artes de pesca, bolsas, tapas y colillas de cigarro.

Respecto a esto último, dijo que muchos especímenes de la fauna marina mueren asfixiados y que, en otros, se alojan los componentes químicos altamente venenosos; por lo tanto, al ser consumidos por seres humanos, se transfieren a estos últimos.

Destacó que, ante esta problemática, desde hace 17 años alumnos voluntarios, docentes e investigadores de la UdeC, han trabajado junto con otras instituciones, como Ocean Conservancy, para estudiar los tipos de residuos que se generan y proponer soluciones.

Por último, expuso que la UdeC ha participado en la limpieza de bahías, en las cuales se clasifican los residuos: “gracias a los voluntarios y docentes, se tiene la información de la problemática local, la cual se engloba en la problemática mundial, y se contribuye al conocimiento”.