Desarrollo del país depende de la inversión a largo plazo en educación superior: ANUIES

Rector de la UdeC participó como relator en asamblea de ANUIES

*“Ante la necesaria contingencia presupuestal, nuestras instituciones han realizado un esfuerzo extraordinario para seguir cumpliendo con las tareas que les ha encomendado la sociedad”: Jaime Valls Esponda.

 

Colima, Col.- Este fin de semana se llevó a cabo la LIV Sesión Ordinaria de la Asamblea General de ANUIES, en el marco de la Conferencia Internacional ANUIES 2018 que tuvo como sede a la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), en el puerto de Mazatlán, donde las instituciones afiliadas desarrollaron una agenda de compromiso con la educación superior y con el futuro de México.

José Eduardo Hernández Nava, rector de la Universidad de Colima, quien también es vicepresidente del Consejo de Universidades Públicas e Instituciones Afines (CUPIA), fue elegido de forma unánime por la Asamblea General como relator de los acuerdos y actos de gobierno que hubiera lugar durante esa sesión ordinaria.

La Asamblea se desarrolló con la presencia del secretario general Ejecutivo de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), Jaime Valls Esponda y del subsecretario de Educación Superior de la SEP, Rodolfo Tuirán Gutiérrez. Correspondió al rector de la UAS, Juan Eulogio Guerra Liera, presidir y conducir la sesión.

Guerra Liera hizo énfasis en que las instituciones de educación superior “asumieran una actitud unida y sumamente responsable”, realizando esfuerzos mayúsculos para atender con calidad a más estudiantes.

“Este sentido de unidad es lo que debe permear en esta Asamblea Nacional para conservar las fortalezas que ahora tenemos y caminar juntos hacia nuevos escenarios de certidumbre financiera, de comunicación con las autoridades y respeto a nuestra autonomía (…) sé que frente a las definiciones que están próximas a tomarse en nuestro país, los integrantes de ANUIES nos mantendremos unidos como hasta ahora, con la convicción de trabajo y coordinación que nos ha dado presencia y capacidad de diálogo”, manifestó.

Por su parte, Jaime Valls Esponda dijo que se viven “tiempos interesantes, tiempos de resolución para que la educación superior corresponda, en calidad y pertinencia, a las profundas necesidades de mejorar la competitividad de México en momentos críticos del mundo, es decir, vivimos tiempos de oportunidad”.

Y por eso, afirmó, “si una reforma de segunda generación se justifica en algún tiempo y lugar, eso sería ahora y en las universidades (…) el desarrollo del país depende en buena medida de que realicemos una inversión decidida en la educación superior, la ciencia, la tecnología y la innovación, con visión de largo plazo y una inversión creciente y sostenida”.

“Ante la necesaria contingencia presupuestal, nuestras instituciones han realizado un esfuerzo extraordinario para seguir cumpliendo con las tareas que les ha encomendado la sociedad”, enfatizó.

Valls Esponda agregó que las universidades enfrentan tres desafíos de enorme peso en la determinación del futuro del país, como son la responsabilidad social universitaria, la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible, y la visión moderna del mundo y por tanto de la educación, que se asocia a la cuarta revolución industrial.

La Asamblea General de la ANUIES entregó un reconocimiento al subsecretario de Educación Superior, doctor Rodolfo Tuirán Gutiérrez, por su excelente desempeño al frente de las subsecretarías de Educación Media Superior y Superior durante el periodo 2012-2018 y su ardua labor como promotor de programas y proyectos que han fortalecido la educación en México.

Al término de la Asamblea, el rector José Eduardo Hernández Nava informó que, como parte de la agenda de trabajo, se habían entregado varios reconocimientos, entre los que destacó la distinción al doctor Tuirán, “quien respondió con un sentido agradecimiento, donde valoró la cooperación y solidaridad de la ANUIES y órganos colegiados durante todo el trabajo realizado en conjunto”.

El rector de la UdeC manifestó que “Tuirán, luego de recibir el reconocimiento de la ANUIES, después de doce años de trabajo al servicio de la educación superior, compartió una breve reflexión sobre los retos y desafíos de este nivel educativo, que sirve para considerar la viabilidad de su universalidad, por sus impactos en la ampliación de las oportunidades educativas y hacerlo además un derecho social exigible”.

Para Rodolfo Tuirán, México podría entrar a este escenario del 2022 en adelante, pero a costa de un esfuerzo formidable. Esto implicaría un rápido crecimiento de la cobertura, del 55% en 2024 y del 70% en 2030, lo que significa un incremento en la matrícula de más de 1.5 millones de nuevos alumnos y una inversión anual de 8,500 mdp, “lo cual sólo es posible sostener si se eleva a verdadera prioridad nacional y se hacen las debidas reformas a la arquitectura institucional”.

Adicionalmente, dijo Hernández Nava, hay un segundo desafío que significa reconocer la inclusión universitaria, cuyo peso relativo es pasar la matrícula, de 1 millón de jóvenes en desventaja a más de 2.7 millones en 2030 y darles respuestas correctas para que sean exitosos. Más aun, las Instituciones de Educación Superior (IES) “deberán contar con los recursos necesarios para recibirlos en toda su diversidad y con una cultura de convivencia respetuosa”.

Para la Universidad de Colima, dijo Eduardo Hernández Nava, este escenario implicaría no sólo retomar el proyecto de expansión de la matrícula con responsabilidad social sino también aumentar los montos anuales de inversión en infraestructura física, además de desarrollar de manera acelerada el proyecto de la universidad virtual.