En Manzanillo colocan cofias a futuros enfermeros de la UdeC

“En Enfermería se entrena para ser fuerte, sensible, para no llorar por la muerte y celebrar un nacimiento, para dar atención sin mirar a quién, brindar apoyo y sonreír todos los días”: Mónica Ávalos, estudiante.

Manzanillo, Col.- En el Polideportivo de San Pedrito, en Manzanillo, se realizó el acto de imposición de cofias e insignias a estudiantes de segundo semestre de la Escuela Técnica de Enfermería de la Universidad de Colima.

A partir de este acto, los estudiantes se integrarán a las prácticas clínicas en las unidades de salud de primer nivel de atención, iniciando la formación en escenarios reales con trato directo a pacientes en el puerto de Manzanillo.

En la ceremonia se hizo el cambio de cofias a un total de 94 estudiantes, así como la entrega de reconocimientos a los alumnos sobresalientes del semestre anterior.

Durante este acto, Edna Irela Velázquez Chávez, en representación del rector José Eduardo Hernández Nava, comentó que la Enfermería “es una de las carreras más nobles y demandantes por su nivel de responsabilidad”, y que los profesionistas cuentan con el respaldo del su plantel y de la UdeC.

Indicó, asimismo, que esta ceremonia les abre las puertas a las prácticas y que “cada cofia e insignia lleva el compromiso de ellos para prepararse con tenacidad y perseverancia, con el firme objetivo de ser profesionales de la salud con calidad y calidez”.

De igual forma, Mariano Luisjuán Topete, director de la Escuela Técnica de Enfermería, dijo que “es una gran satisfacción ser testigos del comienzo de esta nueva etapa de formación, donde los futuros enfermeros deberán aplicar los conocimientos adquiridos en las aulas y que seguirán aprendiendo cada día”.

Por su parte, la profesora Sandra Inés Velázquez aseguró a los practicantes que todo inicio representa nuevos retos, sueños y metas que cumplir, y que “estas cintillas evocan un sentido de confianza y responsabilidad para sus pacientes, para la sociedad, y para ustedes mismos”.

Agregó que “es necesario que no claudicasen en sus sueños y quiero recordarles lo inteligentes y gentiles seres humanos que son. Sólo así, las enfermerías serán garantía para el cuidado de la salud”.

En su turno, Mónica Ávalos Ruiz, en nombre de todos sus compañeros, resaltó los retos que existen durante la formación como enfermeros: “en Enfermería se entrena para ser fuerte, sensible, para no llorar por la muerte y celebrar un nacimiento, para dar atención sin mirar a quién, brindar apoyo y sonreír todos los días”.

En la ceremonia también estuvieron Ricardo Orozco, secretario administrativo del plantel; Rosario Carrizales, coordinadora de Campos Clínicos; Hermelinda Sotelo, coordinadora de Servicio Social, y Carla Velázquez, presidente de la Sociedad de Alumnos.