“La línea es que no hay línea”: Luciano Concheiro

Visita subsecretario de la SEP a la Universidad de Colima

Colima, Col.- Para Francisco Luciano Concheiro Bórquez, subsecretario de Educación Superior de la SEP, la forma en que los universitarios pueden sumarse a la cuarta transformación “es en el sentido de la autonomía de las propias instituciones. Nosotros no vamos a dictarles cómo se organicen”. Desde la Secretaría de Educación Pública -aseguró-, estarán apoyando lo que propongan las instituciones de educación superior respaldadas en sus propias comunidades.

 

En este sentido, añadió, “hay que tomarse en serio eso de que las construcciones son de orden social y no de origen individual o de arriba, sino que deben ser un gran esfuerzo desde abajo”.

 

Entrevistado durante la visita que hizo a la Universidad de Colima hace unos días, Luciano Concheiro habló de construir, entre todos y todas, una nueva forma de trabajar y de entenderse; “la línea es que no hay línea, porque como dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador, ‘vamos a llegar tan lejos como ustedes quieran que lleguemos’”.

 

La idea de este nuevo gobierno, aclaró, es que van a “sentar las bases” a partir de las cuales podrá darse una comunicación más efectiva y democrática; “es como el asunto de los sindicatos”, ejemplificó, donde apoyan el Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sobre el derecho de sindicación y de negociación colectiva adoptado el 1 de julio de 1949 y ratificado por México en septiembre de 2018, “pero no pretenderán que les democraticemos sus sindicatos, ¿verdad?”, acotó.

 

Lo esencial, argumentó, es que esos cambios o transformaciones sean de tipo social: “si es así, nosotros apoyaremos, impulsaremos todas las iniciativas para hacer realidad ese cambio. Tenemos que conquistar a la sociedad con esta perspectiva. Ha sido bombardeado el magisterio, las universidades…Tenemos que construir una percepción social, distinta, con todo y que las universidades son la institución que tiene mayor credibilidad en el país. El mismo López Obrador se la pasa diciendo: “tenemos que construir un sentido de humanidad más amplio”.

 

En esa misma línea de pensamiento, habló sobre uno de los temas que más han generado resistencias y puntos de vista divergentes: el de la austeridad, un término que para él “tiene un lado transformador en cuanto te plantea que no puedes malgastar los dineros públicos. ¿Por qué? Porque tienes una responsabilidad con respecto a ellos, aunque también tiene un lado conservador, de resentimiento. Creo que hay que construir más sobre el lado positivo; tenemos que hacer más con menos, ser más generosos y romper con todos nuestros esquemas en ese tema”

 

En este caso dio un ejemplo particular, el de la subsecretaría que dirige, donde fue, dijo, de oficina en oficina “no solamente construyendo el conocimiento de cada uno de los trabajadores, sino planteándoles cómo íbamos a reestructurar el trabajo, y que en efecto, teníamos más gente de la que necesitábamos. En esta parte, el lado humano… se me hacía el corazón muy chiquito, pero por el otro lado, efectivamente podíamos seguir haciendo el trabajo con menos gente. No hubo una sola protesta o bronca porque construimos juntos ese sentir, de que para algo iba a servir el recorte presupuestal. Es involucrarlos. Hasta en las duras hay que ir con la gente; ésa es nuestra idea, y con el secretario Esteban Moctezuma, hemos construido mucho ese espíritu”.

 

Lo complicado, adelantó, será contagiar de esta visión a las mayorías; “es una lucha contra toda una forma de pensar y muchísimas inercias. El presidente habla de un elefante viejo y cansado, y se refiere al gobierno. Hay que arrastrarlo, porque sin él no podemos cambiar; pero a la vez, ese elefante echado hay que levantarlo y hacerlo caminar y que jale y obedezca a la sociedad. Y la fórmula que ha encontrado, a mí en lo particular, me parece genial, es la territorialización de la acción estatal, porque es ahí donde involucras a todas las instituciones y tienes las convergencias sobre acciones concretas”.

 

Su propuesta, además, sobre todo al hablar de Colima, “es construir un solo sistema de educación, pero también cómo vamos a avanzar en ello; va a ser reuniéndonos con todas las instituciones de educación superior en términos de saber qué es lo que ven bien, lo que ven mal, cuáles son los elementos positivos, qué se ha construido, y sobre ello lograr una perspectiva de cambio. Cuando entremos en contacto con el Artículo Tercero y empecemos a defenderlo desde esta perspectiva concreta, tendremos todos los elementos para decirles: ‘miren, así nos estamos proponiendo cambiar’”.

 

Por último, comentó que la UdeC “tiene un potencial enorme y pasa por tener más recursos, pero también pasa por imaginarnos cómo podemos hacer cosas que no giren alrededor de dinero siempre, cuando además el dinero es escaso en la situación actual de nuestro país”.