Aedes aegypti, un riesgo para la salud que se puede prevenir

La hembra, portadora del virus del dengue, zika y chikungunya, puede poner entre 80 y 100 huevecillos, en varias ocasiones

Manzanillo, Col.- La mayoría de las hembras del mosco que transmite el dengue, zika y chikungunya pueden pasar toda su vida –entre 10 y 30 días, aunque tienen esperanza de vida superior a la de los machos- en el interior de las viviendas o alrededor de ellas, por lo que constituyen un riesgo para la salud pública, señala la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado.

Los moscos del subgénero Aedes aegypti se reproducen en espacios interiores y pueden picar en cualquier momento del día, aumentando la longevidad de los mismos, ya que los hábitats interiores son menos susceptibles a variaciones climáticas.

Dentro de la “Semana de Acción Contra los Mosquitos en el Caribe”, la dependencia detalla que el principal vector del virus de estas enfermedades transmitidas por vector es el citado mosco, cuya hembra oviposita en depósitos o contenedores de agua casi limpia en torno a las viviendas (patios, azoteas y otros sitios a la intemperie).

Explica que las hembras prefieren picar a las personas y pueden poner entre 80 y 100 huevecillos luego de ingerir sangre, pudiendo realizar varias ingestas antes de oviponer a lo largo de su vida y, en consecuencia, depositar una cantidad importante de huevos en recipientes o depósitos con agua, que se convierten en criaderos del mosco.

Asimismo, los criaderos del mosco se pueden encontrar en viviendas, escuelas, lotes baldíos, panteones, bodegas y establecimientos varios, de ahí la importancia de mantener espacios libres de criaderos, realizando las sencillas medidas de lava, tapa, voltea y tira los recipientes que almacenan o pueden almacenar agua.

La Secretaría de Salud puntualiza que realiza la vigilancia de la densidad de moscos y larvas en el ambiente mediante estudios entomológicos y monitoreo con ovitrampas; el control larvario con la aplicación de larvicida en los depósitos de almacenamiento de agua de manera permanente.

Asimismo, la fumigación con unidades pesadas en las localidades de mayor riesgo y el rociado intradomiciliario en los casos probables y su entorno, además de promover entre los ayuntamientos la realización de saneamiento básico (descacharrización) en los municipios.