Avala Congreso sanciones al acoso sexual callejero

Colima, Col.- El Congreso del Estado aprobó por unanimidad el dictamen que reforma y
adiciona la Ley para Regular la Convivencia Civil en el Estado de Colima
y sus Municipios, que propuso la Diputada Ma. Remedios Olivera Orozco,
con el objetivo de tipificar y sancionar el acoso sexual callejero, como
una manera de violencia verbal, principalmente contra el género
femenino.

Las comisiones dictaminadoras analizaron la iniciativa presentada por la
legisladora única de Movimiento Ciudadano, considerando como acoso
sexual callejero el hecho de “manifestar expresiones verbales de
connotación sexual a una persona, que molesten y dañen su dignidad y/o
realizar tocamientos o señales obscenas en su propia persona con
intención lujuriosa”.

El dictamen reforma el artículo 16 de la citada Ley para Regular la
Convivencia Civil en nuestra entidad, para quedar como sigue: “Permitir
a menores de edad el acceso a lugares a los que expresamente les esté
prohibido; golpear a una persona, en forma intencional y fuera de riña,
sin causarle lesión; y manifestar expresiones verbales de connotación
sexual a una persona que molesten y dañen su dignidad, y/o realizar
señales obscenas con intención lujuriosa”.

Asimismo, el artículo 17 determina que las conductas señaladas en las
fracciones ll, III y IV, con multa por el equivalente de 10 a 20 veces
el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización o arresto de 12 a
24 horas”, señalando que el decreto entrará en vigor al día siguiente de
su publicación en el Periódico Oficial “El Estado de Colima”.

El objeto principal de este dispositivo es establecer reglas mínimas de
comportamiento cívico de la población en la entidad, fomentar el respeto
entre las personas, y enriquecer los principios colectivos, “puesto que
el acoso sexual callejero es una práctica tan habitual como degradante,
que genera intimidación en las calles y centros públicos, resulta ya una
práctica arraigada en Colima, a la que poco se ha cuestionado y menos
aún se ha hecho por eliminar”.

El análisis de la iniciativa precisó que en nuestra entidad hay diversas
normas jurídicas que regulan las conductas de connotación sexual, sin
embargo se integran de tipos penales que tienen que ser acreditados ante
las autoridades correspondientes, y no se cuenta con una norma jurídica
que sancione expresiones verbales de connotación sexual como tal.

“En términos generales, se entiende que el acoso sexual puede definirse
como insinuaciones sexuales, solicitud de favores sexuales u otros
contactos verbales o físicos de naturaleza sexual, no deseados ni
queridos que crean un ambiente hostil y ofensivo”, señala el análisis.

También puede ser visto como una forma de violencia contra las mujeres
(y hombres, que también pueden ser objeto de acoso sexual), y como
tratamiento discriminatorio. Una parte clave de la definición es la
palabra “no deseado”.

El acoso sexual puede adoptar una variedad de formas: incluye la
violencia física y las formas más sutiles de violencia, como la coacción
para forzar a alguien a hacer algo que no quiere o puede presentarse
como acoso a largo plazo con chistes de contenido sexual, invitaciones
constantes (no deseadas) para acudir a una cita, insinuaciones o flirteo
con palabras ofensivas de naturaleza sexual. Y puede ser un incidente
aislado, tocar o acariciar a alguien de manera inapropiada, o incluso el
abuso sexual o la violación.

Ante ello, y al no contar con una norma que regule expresiones verbales
de connotación sexual en nuestra entidad y adicional a los diversos
delitos que contempla nuestro Código Penal, la Diputada Remedios Olivera
consideró pertinente legislar para establecer la manifestación de
expresiones verbales de connotación sexual a una persona; y/o realizar
tocamientos en su propia persona con intención lujuriosa, como una
infracción contra la dignidad de las personas.

“Se busca establecer reglas de comportamiento cívico y promover una
cultura de legalidad, en la que prevalezca la difusión adecuada del
orden normativo, los derechos y obligaciones de las personas y los
ciudadanos y los servidores públicos, así como el enriquecer los valores
y principios colectivos; procurar e impulsar la convivencia armónica de
la población; determinar las acciones para su debido cumplimiento”,
concluyó la legisladora de MC.