Se incendia buque atunero de Marindustrias en Manzanillo

Manzanillo, Col.- Alrededor de mediodía de este martes se incendió el buque atunero “María Veronica” de la empresa Marindustrias. en la zona industrial Fondeport, mismo que a las 10 de la noche continúa causando severas afectaciones a la calidad del aire y muy posiblemente a la fauna marina.

El buque, fabricado en 1983, atracado en el puerto de Manzanillo, estaba listo para zarpar del muelle de Marindustrias.

Interviene personal de la API encabezados por el Gerente de Operaciones. Lic. Omar Lepe y el Jefe de Seguridad Portuaria Ing. Alejandro Ballesteros  así como elementos de la Secretaría de Marina y de la empresa Marindustrias para apagar el barco pesquero.
Intervienen también elementos de la Secretaría de Marina y de la empresa Marindustrias

También interviene desde luego personal de la Capitanía de Puerto al mando del Capitán de Altura Rafael Vaca.


Hasta el momento Marindusrtrias, fabricante de la marca de atún Tuny no ha emitido información oficial.  Fuentes extraoficiales dieron a conocer que 700 empleados de la empresa fueron evacuados y no estarán reportando a trabajar este miércoles.  También se reporta una persona lesionado.

En diciembre del 2015 se incendió otro barco de Marindustrias. “Maria Luisa”, en el mismo muelle.
Incendio del barco causa graves afectaciones al medio ambiente
Ezequiel Alejandro Reyes Herrera, Maestro en Ciencias del Mar y Director del Medio Ambiente del H. Ayuntamiento de Manzanillo explicó que el combustible y otras sustancias químicas que el fuego está consumiendo, originan un humo con cierto grado de toxicidad que inicialmente suele afectar vías respiratorias e irritación/inflamación ocular, además de material particulado que posteriormente precipitara en el territorio municipal.
Aunado a eso, y en caso de que el derrame de combustible no esté contenido en la superficie del mar, podría haber mortandad de peces y otras especies marinas dependiendo los flujos de la marea.
El buque atunero también utiliza gases refrigerantes.
Ante tal situación, autoridades municipales pedirán una evaluación de las afectaciones ambientales para solicitar a las autoridades federales competentes, se deslinden responsabilidades y se apliquen sanciones para resarcir el daño al medio ambiente generado al municipio.