Redes sociales han modificado democracias y regímenes

Noé Castellanos dictó conferencia sobre el tema en la UdeC.

En días pasados el asesor del consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Noé Castellanos Cereceda impartió la conferencia “Redes Sociales, desinformación y democracia”, como parte de las actividades de la I Semana Internacional de Ciencias Políticas, Gestión Pública y Relaciones Internacionales que realizó la Universidad de Colima a través de su Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

En el evento estuvo presente la directora de Educación Superior, Susana Aurelia Preciado, en representación del rector Eduardo Hernández Nava, quien comentó que este tipo de eventos son importantes para la comunidad universitaria porque permiten conocer los retos que implica el uso efectivo de las redes sociales.

Posteriormente, Noé Roberto Castellanos señaló que la llegada de internet y de las redes sociales alteró por completo el sistema informativo: “Hoy en día nos informamos digitalmente”.

Señaló que la manipulación, la utilización de la verdad o de medias verdades con el fin de persuadir, ha estado presente en toda la historia de la humanidad, pero que “hoy en día el problema no tiene que ver tanto con la veracidad de la información, sino con su capacidad para incidir en nuestras vidas y para ver cómo entendemos nuestra realidad”.

Indicó que “la información es importante en una democracia porque facilita la participación ciudadana en asuntos políticos y alimenta el debate público, facilita el voto informado y es fundamental para exigir cuentas a las autoridades”. En este sentido, agregó, “las redes sociales han demostrado tener un enorme potencial para modificar regímenes autocráticos que antes controlaban la información, como la televisión, prensa y radio. “Facebook y Twitter se convirtieron en una herramienta poderosa para comunicarse entre líderes sociales y convocar a movilizaciones o marchas”, afirmó.

Lo anterior, dijo, “generó una enorme expectativa sobre el potencial que podrían tener las redes sociales para generar revoluciones y derrotar regímenes importantes. Algunos expertos en esa época dijeron que la revolución y la transformación sería twitteada”.

“Las redes sociales sirvieron mucho para derrocar varios regímenes, pero no fue igualmente efectiva para construir procesos democráticos. La expectativa del proceso democratizador quedó un poco limitada”, aseguró.

Después dijo que “el hecho de que haya personas que puedan crear perfiles en redes sociales o canales como en Youtube en forma anónima, evade al tema de la responsabilidad y hacen que uno no sepa lo que está detrás de un mensaje, si es cierto o falso”.

“Las redes sociales son un instrumento potente que ayuda a tener acceso a la información, a establecer vínculos y contactos con muchas personas, a continuar conversaciones con personas que viven en otros lugares, pero al mismo tiempo ha traído cosas negativas”, expuso.

En términos de regulación para enfrentar la desinformación deliberada, señaló que se encuentra “el enfoque regulatorio ocultivo, que busca que las plataformas digitales que difunden información falsa deliberadamente sean sancionadas”.

Finalmente, dijo que otro enfoque busca contraponer la información falsa con información válida y oportuna, y así potenciar la capacidad ciudadana para que desarrolle habilidades para identificar la información verdadera de la falsa y manipuladora.