Coronavirus: La OMS subió a alto el nivel de riesgo mundial de la propagación

Es la primera vez que el coronavirus 2019-nCov infecta a humanos y, como no hay contacto previo, el grado de afectación puede ser mucho más grave. Precauciones las deberíamos tener con todas las infecciones

Este lunes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) subió de moderado a alto el nivel de riesgo mundial de la propagación del coronavirus 2019-nCov, conocido también como el coronavirus de Wuhan, ciudad china donde se originaron los primeros casos de esta infección. Sin embargo, ¿por qué este virus está prendiendo las alarmas si no es la primera vez que se tiene contacto con un virus de esta familia?

Este virus pertenece a una familia llamada coronavirus; su nombre viene de que su parte superior se asemeja a una corona. Sus “parientes”, al igual que él, pueden causar enfermedades leves, moderadas, e incluso el síndrome respiratorio de oriente medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo y grave (SARS). Todos ellos tienen como característica que pueden mutar y transmitirse de animales a humanos.

“Esta familia de virus generalmente afecta más a los animales, pero como todo virus, puede mutar. Al hacerlo adquiere ciertas características que le permiten transmitirse al ser humano para después volver a mutar, pasar de humano a humano y causar epidemias que afectan de manera local y mundial, dependiendo de los cercos epidemiológicos y alertas que haya,” explicó en entrevista el infectólogo de la Universidad de Colima, Óscar Newton Sánchez.

De hecho, comentó, se podría decir que por lo menos alguna vez en nuestra vida podríamos tener una enfermedad causada por algún virus de esta familia. La diferencia es que para algunos de estos virus ya existen anticuerpos, caso contrario del nuevo integrante descubierto el 7 de enero de este 2020.

Aunque mucho se ha especulado sobre su origen de infección, desde murciélagos, víboras, peces y otros animales exóticos de un mercado de Wuhan, China, la realidad es que aún no se tiene la certeza de cuál animal lo pudo transmitir: “Lo que sí se conoce es que, quienes han enfermado a causa de este virus, presentan los síntomas de una infección viral: fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, tos, rinorrea (mucho moco), dolor muscular y articular, y puede progresar de manera más severa y rápida hasta llegar a neumonía”, dijo.

Este virus se transmite como cualquiera de los otros de esta familia, cuando una persona enferma estornuda o tose sin protegerse. La forma más eficiente de contagio es por ojos, nariz y boca: “Entonces, si nos contaminamos las manos y luego nos tocamos los ojos o nos picamos la nariz, entra el virus, por eso la eficiencia de transmisión es alta”, agregó.

Sin embargo, ¿cuál es la razón de que este virus haya causado la muerte de unas 80 personas en China en tan poco tiempo?: “Es la primera vez que este virus (el coronavirus 2019-nCov) infecta a humanos y, como no existe contacto previo, el grado de afectación puede ser mucho más grave. El hecho de no tener vacuna no quiere decir que sea más agresivo. Es más agresivo porque es la primera vez que existe y hay contacto con él. Y será más agresivo mientras toda la población sea susceptible, por eso son importantes los cercos epidemiológicos que se están haciendo”, expuso.

Lo importante de este nuevo brote, continuó, “es que los científicos ya identificaron el virus y que se puede hacer el diagnóstico por biología molecular. El siguiente paso es controlar el brote, que consiste en hacer cercos epidemiológicos, que es lo que se está haciendo actualmente, y tratar de detenerlo mientras se desarrolla la vacuna, lo cual tardará porque tendrá que pasar por el diseño, experimentación y después humanos. Y cuando esté lista, entonces se puede controlar muchísimo mejor”.

“Hoy podemos considerarlo una epidemia porque hay un cerco de 50 millones de personas y estamos hablando de 800 casos ya, pero no se trata de una pandemia, como con la influenza H1N1, porque este brote está limitado a un país. Hoy por hoy no es una pandemia, pero puede llegar a serlo si no llevamos a cabo las acciones con responsabilidad en todos lados. Quien más responsabilidad tiene desde la salud pública es China, y está tomando todas las medidas, con lo cual esperamos que se controle este brote”, agregó.

Aseguró que medidas como las que está tomando China, así como lavarse las manos, usar cubre bocas, estornudar o toser en el ángulo interno del codo, no tener contacto con personas infectadas, sospechosas o confirmados, ayudará a evitar que el virus se disemine y, por ende, provoque una pandemia, sobre todo si se considera que actualmente es sencillo que se transmitan enfermedades infecciosas. Además, advirtió, “es importante no automedicarse; al tener síntomas se debe acudir a los servicios de salud, donde se decidirá el manejo ambulatorio sintomático o intrahospitalario”.

La realidad, concluyó, “es que estas epidemias nos enseñan aspectos positivos, nos educan para prevenir o disminuir los riesgos con otras enfermedades, porque tales precauciones las deberíamos tener con todas las infecciones, no sólo con estos brotes que nos ponen en alerta”.